5 señales de que tu disco duro está a punto de morir.

Los PCs actuales no tienen nada que ver con los de hace 10 años. Una de las mayores evoluciones a nivel de hardware la hemos visto en torno a los discos duros, ya sean portátiles o internos.

La capacidad de almacenamiento cada vez es mayor, por no hablar de que los discos SSD se están comiendo el mercado gracias a su vida de uso, la velocidad que atesoran (su punto fuerte como tal) y que el precio es cada vez menor. Ahora bien, todo hardware tiene una vida útil. ¿Quieres saber cuánto va a durar el tuyo? Aquí van 5 señales de que tu disco duro está a punto de morir. Los sonidos raros: Si de repente empiezas a escuchar unos sonidos muy raros y extraños, y estos provienen en específico del disco duro, sentimos decirte que está mandado señales de auxilio y de que va a morir próximamente. Todo disco duro está compuesto por decenas de pequeñas piezas que hacen que funcionen como un sólido engranaje. En el caso de los discos duros internos no hay tantos visos de que esto ocurra, pero en los externos sí (por los golpes que reciben). Ve preparando la cartera para cambiarlo por uno nuevo. La pantalla azul: Hay que coger con pinzas esto. La pantalla azul de Windows puede salir por muchas causas, pero si de repente conectas un disco duro portátil y sufres un pantallazo azul, entonces el problema puede venir de él. Nuestra recomendación en este tipo de casos es que investigues bien la procedencia; y si resulta que es del disco duro, formatees y vuelvas a instalar el sistema operativo. Si continúan fallando, ve temiendo. Archivos dañados: Esto es un clásico. Una de las primeras señales de que un disco duro puede fallar tiene que ver con los archivos corruptos o dañados. Si estas 100 % seguro de que guardaste algo en el disco duro y ahora ha desaparecido, esta puede ser otra señal de que tu dispositivo está errando poco a poco. Y sí, esto es más común de lo que parece a simple vista. Sectores defectuosos: Puede que tu disco duro tenga sectores defectuosos, es decir, partes que no son accesibles para el sistema operativo. Si esto sucede, toca hacer la desfragmentación de disco. Ahora bien, mucho cuidado con el siguiente punto: los discos duros SSD no necesitan desfragmentarse, ya que al ser “sólidos” (como su propio nombre indica) no tienen lo conocido popularmente como “piezas movibles”. Todo esto te lo contamos por curiosidad, pero el resumen es sencillo: un disco duro SSD no requiere de desfragmentación. Fin. No se enciende: Cerramos con este punto porque es el último y que no ofrece lugar a confusión: no se enciende. Si tu disco duro no da señales de vida por ningún lado, sentimos decirte que ha muerto. Más señal que no encenderse es imposible de encontrar.