3 trucos para crear contraseñas seguras y fáciles de recordar

La contraseña de cualquier servicio es la puerta de entrada al mismo, ya sea una red social, una cuenta de videojuegos, una plataforma web, etc.

Por esta sencilla razón, es necesario crear contraseñas seguras y fáciles de recordar, passwords que no entrañen dificultades a la hora de ser recordados, pero que tengan a la par un alto grado de seguridad. Aquí van algunos pequeños trucos para conseguirlo. Cuanto más larga, mejor Sabemos que tu cabeza está soltando ahora mismo una risita pícara tras haber leído el encabezado, pero es la realidad: cuanto más larga sea la contraseña, mejor para su protección ante ojos no deseados. Los expertos en seguridad reconocen que los programas de rastreo de passwords tienen más complicaciones con las contraseñas largas que con las cortas. Esto se deb a la extensión de la misma y a la complejidad que acarrea descifrar esta. Así que ya sabes, si esto lo combinas junto a letras mayúsculas y números de manera intercalada, la combinación se hace cada vez más compleja y difícil de adivinar. Frases para todos Sabemos que el problema que tienen las contraseñas largas con mayúsculas y números intercalados es que son difíciles de recordar, y precisamente en este artículo queremos darte las claves para que no ocurra esto. Un pequeño truco para memorizar contraseñas largas y complejas es elegir frases de películas, series, canciones, etc., que nos han marcado. Por ejemplo, si tiramos a El señor de los anillos y su mítica “cuenta con mi hacha”, pues podemos modificarla como “cu3nt4c0nMihach4”. La frase la vas a recordar siempre por lo icónica que es, así que deberías memorizar qué valores has cambiado (la “e” por el “3”, la “a” por el “4”, etc.). Es un pequeño consejo que merece la pena seguir, ya que todos tenemos productos culturales que recordamos desde pequeños. Y por favor: no pongas tu fecha de nacimiento o “123456”, que es lo habitual y no recomendado… Una por servicio Aquí puede que estés soltando una mueca de disgusto, pero es lo que aconsejan los especialistas: no repetir la contraseña una y otra vez. En otras palabras, que cada servicio posea un password diferente, aunque eso suponga memorizar bastantes contraseñas y reconocer para qué servía cada una. Si quieres agilizar un poco esta tarea, puedes englobarlas por servicios. Y nos explicamos. Por ejemplo, que todas las redes sociales tengan una, que las cuentas de videojuegos posean otra, que las dedicadas a servicios webs vayan por otro lado, etcétera. Así mismo, recuerda que hay muchos gestores de contraseña para que no se te olvide ninguna y no encuentres problemas al respecto.